SEO, SEM y otros “postureos” del marketing digital

blog-desmarca-3

Ante todo, estrategia

Antes de que las agencias de marketing digital y los especialistas en la materia empiecen a supurar tras leer este título, aclarar que no es en ningún caso el objetivo de este post, menospreciar la importancia de las técnicas de posicionamiento natural y patrocinado de una web o blog en Internet, las cuales consideramos necesarias en toda estrategia de marketing online. Sin embargo, sí pretendemos reivindicar una racionalización de su uso, y la premisa de que sólo mediante su inclusión como parte de una estrategia fundada, pueden aportarle valor a la empresa, al igual que ocurre con las demás herramientas del marketing online.

megaphone

De sobras es conocida por todos la conveniencia de tener presencia en la red en el contexto organizacional en el que nos encontramos hoy en día. En este sentido, cuanto más destacable sea nuestra presencia (mejor posicionamiento en buscadores tengamos), más opciones de ser encontrados y demandados tendremos. Sin embargo, ni todo vale para ser visibles por Google, ni las primeras posiciones en el buscador nos van a asegurar el éxito de nuestro negocio, de igual modo que tampoco tener un Facebook y una cuenta en Twitter cuenta como estrategia de Social Media.

A continuación os exponemos cuatro argumentos de porqué la moda del posicionamiento, las redes sociales o las newsletter no deben servir para presumir de adaptación a los tiempos y modernidad tecnológica “posturear”, sino que deben tratarse como lo que son, herramientas integradas en una estrategia de marketing coherente con la filosofía de la empresa y con la esencia de la marca.

Posicionamiento; café para todos

Para poder determinar la conveniencia de una estrategia de posicionamiento online para una empresa, hay que tener en cuenta factores como el público objetivo, el canal de venta, el tipo de producto/servicio, la estructura y modelo de negocio, los objetivos etc... de forma que se integre con las diferentes partes de la estrategia de comunicación de la marca.

Ejemplo: Si tu empresa se dedica a la venta de magdalenas caseras por internet, a no ser que tu página esté optimizada y aparezca en las primeras posiciones de los términos clave de búsqueda de tu público objetivo, difícilmente podrás tener éxito. Por su parte, si tu empresa es un comercio tradicional de venta de repostería que quiere iniciarse en el mundo online, tu fuerte va a ser el contenido que aportes a tus clientes a través de este nuevo medio, la forma en que dinamices tu comunidad de clientes online, y la utilidad que les aporte tu marca en este entorno, no si Google te ordena antes o después en búsquedas que en su mayoría no tienen potencial de conversión. No todas las empresas precisan de aparecer en la primera página de Google. Analiza tus objetivos en la red y dirige tus esfuerzos en hacer que tu marca aporte valor al público al que te diriges, haciendo esto tu posición en Internet (que no en buscadores) estará justificada, y tu estrategia de marketing online te reportará beneficios a largo plazo.

startupSEO y SEM no es suficiente

No explicaremos en este post que son estas dos herramientas, pues internet está plagado de fantásticas publicaciones donde, si lo necesitas, podrás consultar en qué consiste cada una de ellas y como ponerlas en práctica. Si una vez planteada la estrategia de tu empresa, esta precisa de un posicionamiento óptimo en buscadores para garantizar su éxito y crecimiento en el mercado, las técnicas SEO y SEM te ayudarán a optimizar tu sitio web y destacar en el campo de búsquedas más utilizado por tu target. Optimizar y destacar, o dicho de otro modo, incrementar la visibilidad de tu página para facilitarle a Google el trabajo de encontrarte y aparecer en la pantalla de quien realice una consulta en el buscador relacionada con lo que tú ofreces.

El SEO y el SEM te ubican en las primeras posiciones de la parrilla de salida, pero si tu coche no tiene un buen motor y lo maneja un buen piloto, a las pocas vueltas te habrán superado e incluso doblado coches, que salían varias páginas más atrás. Como ya comentamos en un post anterior, aspectos como el marketing de contenidos, o la anteriormente mencionada aportación de valor a tu público objetivo, será lo que defina el éxito o fracaso de tu estrategia de marketing online. De nada servirá “sobornar” al comisario de carrera para que te sitúe en la pole, si para cuando den la salida el motor de tu coche no acelera como lo debería hacer un vehículo en esa privilegiada posición.

Optimiza tu offline antes que tu online

Si tu negocio físico no va como debiera, las ventas caen en picado y cada vez tienes menos clientela fija, aventurarte a introducir tu empresa en el mundo online, no va a ser la solución, y en la mayoría de los casos no hará más que agravar el problema. La presencia de tu marca online, con la adecuada estrategia, puede aumentar circunstancialmente tus ventas, pero si no has identificado previamente la causa de la mala marcha de tu negocio, muy pronto volverá a la situación de declive anterior.

Una mayor notoriedad de marca gracias al marketing online te reportará nuevos clientes que una vez consuman tu producto/servicio, no repetirán, y en un alto porcentaje, compartirán su mala experiencia a través de los canales que le has facilitado para comunicarse (web, Facebook, Twitter etc.), con el consiguiente perjuicio para la imagen de tu marca. No utilices las herramientas de marketing online como solución a la mala marcha de tu negocio, estas son potenciadores del rumbo de las organizaciones, si haces las cosas bien te encumbrarán, pero si tu oferta no es la adecuada acelerarán el cierre de la empresa.

Analiza, planifica, define y luego posiciona

Como cuarto argumento, queremos hacer un alegato a favor de la racionalidad de las acciones en el marketing digital, fomentando el análisis, la planificación estratégica, el planteamiento de objetivos y finalmente la definición de acciones. Ya sea abrir un nuevo perfil en RRSS, enviar una newsletter, iniciar una campaña SEM o desarrollar una aplicación propia, debemos ser capaces de poder contestar de forma argumentada a una pregunta: ¿Por qué?

En un entorno digital como el actual, en el que la infoxicación es cada vez más acusada, sólo si interiorizamos de manera argumentada el porqué de nuestra presencia online podremos aportar algo de valor relevante en este flujo continuo de opiniones y conocimientos que es la era digital.